LOS PINGÜINOS AFRICANOS EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Están cayendo en una "trampa ecológica".


Los investigadores de ‘Current’ afirman que por culpa de los cambios climáticos y las pesquerías que transforman constantemente los océanos, los pingüinos africanos del mundo están en problemas. Los pingüinos jóvenes no son capaces de adaptarse a todos los cambios y se encuentran "atrapados" en partes del mar que ya no pueden contenerlos, incluso cuando dispone de mejores opciones.

"Nuestros resultados muestran que los pingüinos africanos más jóvenes están atrapados buscando comida en lugares equivocados debido a la pesca y al cambio climático", sostiene Richard Sherley de la Universidad de Exeter y la Universidad de Ciudad del Cabo. "Cuando los jóvenes de esta especie en peligro de extinción salen de la colonia por primera vez, viajan largas distancias, buscando en el océano ciertos signos que deberían significar que han encontrado un área con mucho plancton y muchos peces que se alimentan de él. Los rápidos cambios significan que estos signos pueden conducirlos a lugares donde estos peces, las presas principales de los pingüinos, son escasos con impactos en su supervivencia - una llamada "trampa ecológica".

"Proteger a los pingüinos -y otras especies- de caer en trampas ecológicas similares requerirá una mejor acción para tener en cuenta las necesidades de los depredadores en la gestión de la pesca y la acción concertada para hacer frente al cambio climático".

Este descubrimiento fue logradoluego de usar satélites para rastrear la dispersión de los nuevos pingüinos africanos de ocho sitios a través de su área de reproducción. Querían averiguar si los pingüinos estaban atrapados en lo que se conoce como el Gran Ecosistema Marino de la Corriente de Benguela (BCLME). El BCLME es uno de los cuatro principales ecosistemas de afloramiento de la frontera este del mundo. Esta parte del océano se extiende desde cerca del frente Angola-Benguela en el sur de Angola, en el norte, hasta Cape Point, en el Cabo Occidental de Sudáfrica.

Históricamente también ha sido una de las zonas oceánicas más productivas del mundo, llena de anchoas y sardinas, lo que resulta buena comida tanto para los pingüinos como para la gente. En las últimas décadas, la sobrepesca en Namibia, la pesada pesca localizada y el consiguiente cambio ambiental han reducido el número de sardinas y han cambiado las zonas que utilizan los peces. Además, el pescado y el plancton ya no se encuentran de forma confiable como en el pasado. El problema es que nadie les avisó a los pingüinos.

"Los pingüinos todavía se mueven hacia donde el plancton es abundante, pero los peces ya no están allí", dice Sherley. "En particular, las sardinas en Namibia han sido reemplazadas en el ecosistema por peces de baja energía y medusas".

Los investigadores desarrollaron modelos para mostrarlesa los pingüinos que viajan por miles de kilómetros cómo encontrar áreas donde las temperaturas de la superficie del mar son bajas y las concentraciones de clorofila son altas, un signo que debe significar un montón de plancton y los peces que van con ellos. Los investigadores aún no saben con certeza, pero sospechan que los pingüinos están respondiendo a las sustancias que se desprenden del fitoplancton cuando están bajo estrés, como ocurre cuando están siendo rozadas por los depredadores.

"Éstas eran señales confiables para las aguas ricas en presas, pero el cambio climático y la pesca industrial han agotado las reservas de forraje en este sistema", afirma Sherley.

Los pingüinos jóvenes que se encuentran en el degradado ecosistema de Benguela a menudo no logran sobrevivir. Su número de cría es un 50% más bajo de lo que sería si llegaran a otras aguas, donde el impacto humano ha sido menos severo, según el nuevo estudio.

Podría ser posible proteger a los pingüinos mediante la translocación de los pollitos a un lugar donde no es posible quedar atrapado. Existen algunas evidencias de que los polluelos de las colonias en el Cabo Oriental de Sudáfrica en general no quedan atrapados en la trampa, al menos no todavía.

El gobierno sudafricano está trabajando para implementar los límites de captura espacialmente explícitos y prácticas de manejo en su pesquería de sardina, lo que casi seguramente ayudará a los pingüinos a sobrevivir. Los investigadores están ayudando a informar sus decisiones con los pingüinos en mente. Mientras tanto, su trabajo para entender cómo la pesca influye en las interacciones entre las aves marinas y sus presas en diferentes escalas espaciales y en diferentes fases del ciclo de vida de las aves y cómo protegerlas continúa arduamente.


Fuente:
"Current Biology"
NOTA ORIGINAL
Adaptación: Jesica Mignone, Bioproyecto.

NOTAS RELACIONADAS