LOS OSOS POLARES Y SU ADAPTACIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO


Los depredadores del Ártico, que dependen de cantidades constantemente decrecientes de hielo marino para captar mamíferos de los cuales alimentarse, están disminuyendo en número muy rápidamente. Hay menos de 25.000 osos polares en la naturaleza.


Así mismo, como su hábitat se está encogiendo, están actuando extrañamente. Es por esto que, científicos de todo el mundo están trabajando en un plan para evitar que se extingan. Las acciones incluyen la preservación del hábitat del oso polar y el trabajo con los encargados de formular políticas y el público para abordar el cambio climático.

Pero la lucha contra el cambio climático no ocurre de la noche a la mañana y la falta de alimento y hábitat hace que los osos polares tengan que volverse creativos para poder sobrevivir.

Las sobras del hielo

Cuando un equipo de investigaciónobservó a un oso polar alimentándose de un delfín y enterrando los restos en la nieve para ahorrar para más tarde, se sorprendieron en muchos niveles.



Por un lado porque los osos polares generalmente prefieren comer focas. Sin ir más lejos, los científicos nunca habían observado a los depredadores comiendo esta especie de delfín. Y aunque otras especies de oso, almacenan los alimentos para comer luego, pegar las sobras en lo que equivale a un refrigerador es comportamiento inusual para los osos polares.

Probablemente los delfines nadaron mientras la zona estaba libre de hielo, lo que también resulta inusual, ya que esa área está normalmente congelada durante todo el año y, cuando el hielo envolvió el área, los delfines quedaron atrapados y cayeronen las garras del oso polar.

Los animales que pudiesen quedar atrapados en el hielo son una bendición a corto plazo para los osos, dándoles una fuente fácil de alimentos grasos solo en momentos determinados ya que, a largo plazo, esta fuente de provisiones también disminuirá.



Menú

Cada año, los gansos de la nieve se acercan a Canadá para poner, típicamente, cuatro huevos; lo que resulta afortunado para los osos polares.

En un estudio de 2011 quedó demostrado que estos huevos proporcionan una fuente de alimentación de reserva para los osos polares.



Hibernación

El aumento de las temperaturas mundiales y la inestabilidad natural del Ártico, han llevado a que los hielos se derritan más en el verano y se vuelvan a congelar en el invierno. Esto hace que sea más difícil para los osos polares encontrar comida, ya que dependen de las capas de hielo tanto para cazar su comida como para la crianza de los cachorros.

Algunos investigadores habían pensado que los osos polares utilizaban una estrategia activa de hibernación para conservar energía durante los meses de verano, cuando algunos de ellos nadaban a tierra. Pero un estudio pone en duda esta teoría ya que los rastreadores de actividad que los investigadores pusieron en los osos polares revelaron que no ralentizaban realmente sus tasas metabólicas más allá de la ralentización natural causada por el hambre.

Alimentándose alternativamente

Los osos polares son "comedores muy oportunistas”, puede alimentarse de cualquier cosa, como puede ser la comida y los desechos que la gente almacena en sus ciudades. Los osos polares van a tener que seguir adaptándose mientras buscan alimento. Hasta que el cambio climático esté un poco más bajo control, serán algunas décadas más de esta clase de problemas para los animales que dependen del hielo para sobrevivir y adaptarse.


Fuente:
"National Geographic"
VER ARTÍCULO ORIGINAL
Adaptación: Jesica S. Mignone, Bioproyecto.

NOTAS RELACIONADAS