CAMBIO CLIMÁTICO: LO BUENO, LO MALO Y LO FEO QUE SUCEDIÓ EN EL 2016

No fueron todas malas noticias, pero el final podría haber sido mejor.



Lo bueno:

Una de las mejores noticias a nivel mundial resultó ser la continua reducción de costos y las enormes instalaciones de energía limpia. Las energías renovables han estado en constante crecimiento y financiamiento creativo, lo que las volvió altamente competitivas a nivel económico respecto a los combustibles fósiles. Asimismo, avanzó, mejoró y se expandió el almacenamiento de dichas energías lo que es necesario para permitir que las fuentes de energías intermitentes, como lo son el viento y la energía solar, puedan desempeñar un rol fundamental en la entrega de energías a la red. Como se mencionó anteriormente, reduciendo costos y, a la vez, ayudando a salvar el medio ambiente.

A nivel internacional, Estados Unidos, China y otros países, ratificaron el acuerdo climático de Paris, tomando medidas a través de acciones que los llevarán a reducir sus propias emisiones siguiendo el “plan de energía limpia”.



Algunos motivos por los que las emisiones han sido reducidas en algunos países recae en que, el gas natural, es mucho más barato y, por consecuente, está desplazando la energía basada en el carbón; junto con la expansión de las energías renovables como lo son la energía solar y eólica, que hace que la gente las utilice con mayor sabiduría.

Otro dato importante es haber podido concientizar a un mayor número de científicos ya que, en primera instancia, eran unos pocos los que entendían y asumían la amenaza proveniente del calentamiento global, mientras que otros la negaban. Ahora buscan fuertemente evidencias para justificar lo que sucede e intentar solucionarlo.

Lo malo:

A pesar de lo mencionado anteriormente, el calentamiento global continuó. El 2016 marcó el tercer año consecutivo en el que se registraron altas temperaturas globales. Dichas temperaturas están a solo dos grados de la zona de peligro climático real.



Esto no significa que el mundo se esté calentando en sí mismo, nunca pueden ser consultadas las cifras aisladas de los años anteriores, siempre se hace una comparación. La conclusión a la que se llegó este año es que la prueba está en los océanos, donde puede verse claramente el calentamiento en sí mismo.

El mayor problema con el calentamiento es que trae aparejados muchos efectos secundarios a nivel climático. En un mundo en calentamiento hay una mayor evaporación, lo que genera sequías en extensión. Mientras que en otras partes del mundo, el aire contiene mayor cantidad de vapor de agua, una humedad más alta, y las precipitaciones aumentan generando inundaciones. A modo de resumen podemos observar como las áreas que actualmente están secas se volverán más secas aún, mientras que las áreas que hoy están húmedas se tornarán todavía más húmedas. Estados Unidos ha sufrido ambos cambios climáticos a lo largo y ancho de su territorio, volviendo sus desiertos más áridos, incluso recibiendo terribles incendios forestales en algunas zonas e inundaciones terribles en otros lugares más húmedos. Lo mismo sucedió en el resto de los países del mundo.

Además, a raíz del calentamiento del planeta y sus océanos, alimentamos la esencia de huracanes y tifones para seguirse sucediendo.

Lo feo:

Uno de los eventos de esta categoría son los gobiernos que no se toman en serio el cambio climático, evitando rodearse de científicos que puedan asesorarlo para buscar la solución más adecuada y salir del problema, evitando peores complicaciones a futuro.

Si los políticos consideraran el peligro económico y social que conlleva el cambio climático, seguramente se ocuparían del asunto. Si, en cambio, deciden eliminar el financiamiento, haciéndose a un lado de los acuerdos nacionales e internacionales, terminarían retrocediendo sobre las mismas reducciones en las emisiones que se lograron hasta el día de la fecha y obtendrán como resultado un efecto devastador respecto al clima, generando un aumento de las energías no renovables.

El segundo evento, pero no menos importante, es la omnipresente desinformación que se posee respecto al cambio climático. No hay conocedores del tema que informen a la población ni de lo que está sucediendo en el mundo ni de cómo empezar a poner su granito de arena para ralentizarlo hasta intentar solucionarlo. Inclusive existe mucha información falsa, mezclada con la información real, lo que genera una confusión y desentendimiento por parte de la gente.



Esperanzas para el 2017:

Esperamos que los consumidores de noticias se vuelvan más exigentes respecto al material que deciden ver o leer, que no se dejen engañar con facilidad con falsa información. Que busquen, investiguen, se pongan al corriente de este problema que nos afecta a todos, para que juntos podamos empezar el cambio desde nosotros mismos.

Asimismo esperamos que la posición económica de las energías renovables siga mejorando, que se siga invirtiendo, probando, incrementando su rendimiento y se facilite el acceso a estas energías por parte de todos.

Deseamos encontrar, juntos, el cambio hacia un mundo más limpio y seguro, basado en una economía imparable, basado en energías limpias y renovables.

Fuente:
"THE GUARDIAN"
VER ARTÍCULO ORIGINAL
Adaptación: Jesica S. Mignone, Bioproyecto.
Fecha publicación: Lunes 2 de Enero de 2017.